¡Se pudrió todo!